Mostrando entradas con la etiqueta Kitschmacu. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Kitschmacu. Mostrar todas las entradas

martes, 5 de septiembre de 2017

The Nudes Collection by Louboutin



Esto de la inclusión y sus vertientes, resulta un deleite. Louboutin (Luxury Brand), expandió en la paleta de colores para el famoso color nude.

En el año 2015 la marca redefinió el concepto de “nude”. Un colega cercano al diseñador, explicó al buen Christian Louboutin que el color beige sí resultaba ser un tono “desnudo” para una porción pequeña de la población (ohhhh), una tonalidad demasiado caucásica, la cual excluía a muchas mujeres.  Como resultado, se amplió el espectro de  la paleta.
The Nudes Collection by Louboutin incluye ahora siete diferentes tonalidades, que van desde la “Porcelain” hasta la “Deep chocolate”, permitiendo así a mujeres de un mayor número de razas, etnias, minorías, etc. Participar de esta tendencia de la moda. 

sábado, 2 de septiembre de 2017

Moleson Kit Kat Chocolate


Nestlé en Japón tiene ya algunos años deleitando y deslumbrando a los consumidores nipones con las variaciones de producto que les presentan. En el caso particular de Kit Kat… en versión obleas enfriadas con nitrógeno líquido y envueltas en oro, Kit Kat sabor sake, otro más en versión melón con queso por mencionar algunos (Can not handle the marscapone-melon, really can not).

Inspirados en las finas confecciones europeas, presentaron en 2016 el formato “Everyday Luxury”, es decir chocolates Kit Kat que apelaban a la indulgencia del consumidor, con creaciones visualmente más “finas” y con un toque artesanal al colocar a mano sobre las barras piezas de almendras, nueces y frutos secos.

Desde el punto de vista de Nestlé, Moleson Kit Kat Chocolate resultó una alternativa positiva, lujosa y saludable en el segmento de sweets japonés. Ok… (I would call it sugar bomb, but it is ok)

Mil gracias a todos por pasar al blog.


Macu. Kitschmacu. 

viernes, 1 de septiembre de 2017

Convergencia. The Hershey's Company y Chef'd


Converjamos o let’s work together dijeron The Hershey's Company y Chef’d, quienes ofrecen a los consumidores, vía online kits de postres pre elaborados.

Estos Dessert Meal Kits resultan sencillísimos de usar por parte de los consumidores, sin mayores esfuerzos y sin recetas complicadas pueden desde su hogar elaborar postres (brands desserts) que los dejarán más que satisfechos, los puntos interesantes a destacar acá son:

-  Hershey, conocedora de su marca y reputación irrumpe en un segmento libre y en franco crecimiento (los meal kit).

-  La estimulación perpetua de la demanda, la comercialización en sus vertientes novedosas y exóticas así como la multiplicación de las necesidades que parece se vuelve infinita, impulsa y refresca el capitalismo de consumo.

-  Las costumbres y estilos de vida se han visto trastocados por el tiempo, que a su vez repercute en la forma en la que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás, buscamos vivir mejor no importa el precio pero sí el tiempo.

-  Si cocinar es aburrido y se necesitan ciertas “habilidades”, eso ya no es problema, la comercialización de experiencias guiadas y divertidas llega también hasta la cocina.

-   Larga vida a la economía orientada en la demanda y la demanda orientada a lo lúdico, la diversión, la ligereza y el confort corporal y psicológico.

En estas cajitas, uno… y el comprador puede encontrar recetas fáciles de postres como S’mores Cookies (suaaaves, deliciosas y bastas en chocolate, chocolate Hershey por supuesto), Red Velvet Cream Cheese Squares.

Si le queremos buscar el lado de conciencia social a este producto, bueno… también lo encontramos, al contar con porciones de ingredientes medidos y empacados, se reduce el desperdicio, además de que estas cantidades “adecuadas” evita los gastos extras por ingredientes no necesarios.

Estos kits pueden comprarse conforme el consumidor las vaya necesitando, es decir no hay una suscripción forzosa, membresía o plan mensual.

So clever.

Mil gracias por pasar al blog.  

Antes de terminar, no expliqué arriba que es lo que hace Chef’d, se trata de una página, donde se pueden elegir cientos de recetas (desayunos, comidas, cenas, brunchs), elaboradas por chef renombrados o por marcas top, el comprador elige aquella que le parece más atractiva y Chef’d envía frescos y pre-porcionados ingredientes, con su respectiva receta hasta la puerta de tu hogar oficina o donde quiera que hayas elegido que llegue el paquete, y listo… solo se necesita cocinar.

So clever… again.


Macu. Kitschmacu. 

martes, 4 de julio de 2017

Cuánto. Más Allá del Dinero | Película completa






Con colaboración especial de Ivonne Aragón para el post de este día, tenemos este sensacional mini film de 16 minutos, dirigido por el cineasta Kike Maíllo (ganador de tres premios Goya) para el Banco Santander y su nueva cuenta 1/2/3, el mismo banco lo califica como thriller, no me lo parece tanto lo que sí, es una bella y revolucionaria historia de ciencia ficción donde Adriana Ugarte (una de mis actrices españolas favoritas dicho sea de paso), interpreta a Lucía, joven rodeada de lujos y vida cara, quien para decide vender algunas experiencias para enriquecerse. El precio de estas acciones (repetidas acciones) es alto y lo irá descubriendo.

La moraleja que Santander nos plantea con esta historia es: pon el dinero a tu servicio, no tú al servicio del dinero.

Y no es definitivamente que el dinero no sea importante, deseable y perfectamente sano que lo queramos con nosotros, es simplemente poner un equilibrio entre las experiencias y la plata misma.

Mil gracias por pasar por acá al blog y nuevamente a Ivonne por compartir esta belleza de trabajo.


Macu. Kitschmacu.

Pd. En verdad regalense 16 minutos para ver esta hermosura de principio a fin. 

lunes, 5 de junio de 2017

Starbucks Coffee Braille


En una propuesta – ejecución de Ambient Marketing, Starbucks Brasil presenta en colaboración con la agencia Rái de Sao Paulo un nuevo menú.

El reto aquí fue: Comunicar el nuevo menú en braille.

Solución: Se utilizaron granos de café, los cuales (en braille) comunicaban la existencia de estos nuevos menús. Ahora todos pueden disfrutar de Starbucks, desde la punta de los dedos hasta su paladar.

Starbucks es una de esas empresas que hace muchas cosas bien, la relación con su producto, sus empleados y consumidores. La experiencia Starbucks ha sido formulada y manejada para crear una intimidad personal y única con cada cliente, mientras otras compañías (de tamaño similar a Starbucks y que atienden también el mismo segmento), no han conseguido tener ese acercamiento cálido, y han optado por un muy estandarizado y frio “deliver formula responses” en su interactuar.

Starbucks ha creado una experiencia que trasciende el producto, y bueno… lo han hecho y replicado alrededor del mundo.  Venden una experiencia “envuelta” en café. Pagamos por la experiencia (una que nos cuesta más de 3.5 dólares  como mínimo), esa que nos hace sentir cómodos,  atendidos, únicos y especiales al comprar nuestro café.

Starbucks nos muestra, como es que una gran, gran compañía (en tamaño, facturación, puntos de venta, etc. Grande por donde la veamos), puede tener esos pequeños y significativos gestos para con los consumidores.


Macu. Kitschmacu. 

domingo, 21 de mayo de 2017

Vintage screen messages
















Un mes de mayo sin posts… no he tenido cabeza para muchas cosas en los últimos días, la vida y sus vuelcos.

Para esta noche, un post sencillo y con tintes de principios de siglo 20, estos afiches fueron utilizados en los muy contados cines (cine mudo de aquella época) y tenían la finalidad de explicar a los asistentes a la sala como debía de ser su comportamiento dentro de las mismas. Este set de imágenes fue creado por John D. Scott y Edward Van Altena en 1912. En ese entonces los sombreros de las damas y los caballeros eran un problema, había una interrupción de 3 minutos para el cambio de cinta y que la película pudiera continuar y los ya clásicos comentarios en voz alta y murmullos.

Las imágenes son una delicia así como también el tono respetuoso y conciliador utilizado en las frases.


Macu. Kitschmacu. 

jueves, 2 de marzo de 2017

Guía rápida de los copys cotidianos. No please, no.



1. Tu mejor opción en… // The world is round people!, eso de andar proclamando o autoproclamando la mayor de las veces, que algo o alguien es la mejor opción en determinada cosa deja de lado, esta hermosa realidad de que hoy y desde hace como 15 años el consumidor está mucho mejor informado, tiene acceso a datos, comunicación bidireccional con muchísimas marcas, opiniones, experiencias, etc. Por tanto dejemos de usar este copy de 1982 y dejemos de hablar con el consumidor como si no supiera que pasa, como si no tuviera capacidad de decisión, como si estuviera desinformado y como si mi marca fuera única en el mercado, porque no… no lo es.

2.  Por el corredor turístico fulanito de tal, a “x” minutos de… // Cuando se trata de casas, departamentos, fraccionamientos, cotos y utilizan estas frases,  en realidad lo que quieren decir que es que están a años luz de toda civilización, pero que en algún momento se volverán céntricos por el crecimiento natural de la ciudad.

3.  ¡Porque tú lo pediste! // Cuando leo esta frase, trato de hacer una recapitulación de los últimos meses de mi vida, para ver, en que momento, en que día, a qué hora, en qué lugar, la marca que proclama cumplir mis peticiones, me abordó y preguntó qué es lo que mi corazón de consumidor necesitaba… ¿habrá sido en la calle?, ¿en la espera del semáforo?, ¿habrá sido el martes pasado mientras tomaba café por la mañana?. Que marcas tan maravillosas, esas que van por la vida y porque yo lo pido, invirtiendo, rentando espacios, pagando impuestos con el afán único al parecer de cumplir las peticiones más anhelosas de mí ser, que hermoso que son mis solicitudes y deseos los que los mueven y no la comercialización, el retorno de la inversión, el capital, las ganancias. Come on guys… be serious.

4.  ¡Y más! // esa frase la aplican para absolutamente todos los giros, pero acá un ejemplo clásico: Como cuando vas a los tacos: “Tacos, quesadillas y más!” (sí, aparte así sin el primer signo de admiración), pero ¿y más qué? Me pregunto yo,  jamás he visto o escuchado a alguien que diga: –Señora, buenas tardes, me da por favor 4 y más!, sin picante, de asada, doble tortilla por favor. ¡Y más! es una frase que lejos de denotar el surtido, amplitud o profundidad de productos en el establecimiento, denota una falta de conocimiento increíble de la propuesta de valor de eso que se está comercializando. Mejor díganme porque es importante ese producto, porque es buena su oferta, que lo hace interesante, porque es un producto en el que puedo o debo confiar. es preferible tener muy en claro las características de dos o tres productos, que dejar al aire y sin sustento las cualidades de una “vastedad imaginaria”.


Por su atención y preferencia gracias.

Macu. Kitschmacu. 

martes, 3 de enero de 2017

Deseos 2017


Más allá de los ciclos que nos marca el calendario que se cierran o que se abren, deseo que en las próximas lunas o en los próximos amaneceres, ames con fuerza, que abraces la libertad esa tan tuya, tan personal, te deseo la ternura infinita y franca, deseo que sientas cosas que nunca antes hayas sentido y que esos nuevos descubrimiento llenen tu corazón y te toquen el alma, deseo nuevos mundos para tus sentidos y tu intelecto, deseo también que tus proyectos más amados vean la luz y que la luz les sonría, deseo que te acaricien el cuerpo y el espíritu, que te besen los labios y tus manos se entrelacen con otras manos y que ese sea tu hogar, deseo que te sientas orgulloso de ser quien eres, de ser quien quieras ser,  te deseo felicidad y abrazos largos y cálidos. Deseo que estés contigo y para ti.

Te deseo el mundo. 


Macu. Kitschmacu. 

sábado, 24 de diciembre de 2016

Merry Christmas Everyone


Feliz navidad a todos y Glória in excélsis Deo, et in terra pax homínibus bonae voluntátis. <3

martes, 9 de agosto de 2016

Kitschmacu. Tennis-Shoes



Emoción, es lo que siento cuando tengo entre las manos algún promocional de Kitschmacu, es además divertido explorar otras areas y/o materiales en donde puedo poner los graficos que he desarrollado,  acá les comparto una foto de unos tennis que justo acaban de llegar hoy por la tarde. ¡Ya quiero estrenarlos!. 

Macu. Kitschmacu.  

lunes, 1 de agosto de 2016

Beretta. Confía. Historia y diseño de disco







Hace algunos meses me invitaron a participar en un proyecto… el diseño del nuevo disco de Beretta Band. Varios pensamientos pasaron por mi mente después de esta propuesta:
1.       What?
2.       ¿Estás seguro?
3.       Are you fucking kidding me?
4.       Really?
5.       Dear Mr. Christ…Bueno pues, si confían en mi va, ¡hagámoslo!

El proyecto me parecía un tanto intimidante pues nunca antes había trabajado en el desarrollo de la propuesta visual para algún artista. Obviamente estaba muy nerviosa, mi mayor preocupación era el hecho de no poder concebir algo con lo que la banda se identificara y más aún, no poder reflejar la esencia de su música.

Acordamos la primera reunión, hice acopio de aplomo y un tanto de seguridad, tuvimos el encuentro inicial,  el cual resultó ser increíblemente fructífero, gratificante y lleno de ideas. Propuse a Nitto (voz - guitarra) trabajar bajo los lineamientos de las dimensiones del branding (amo el branding y amo sus primeras dimensiones), “escarbamos” en el nombre de la banda,  su historia, qué representa, que quiere comunicar, cuáles son sus sonidos, sus colores, nos remontamos hasta las inspiraciones literarias, visuales y emotivas que hicieron nacer cada una de las canciones de Confía, el nuevo disco.

La primera directriz era nítida, tenía ya algo en la cabeza, casi entre las manos, era claro y contundente, Confía estaba inspirado en el mar calmo, había sido concebido entre las aguas, entre la playa, la arena, las rocas, la sal, la espuma real e imaginaria. Confía era pues libre, inmenso y apacible.

La primera ronda de fotografías de la banda no reflejaba en absoluto esta libertad y confianza de la que el disco habla, quería que este trabajo tuviera una narrativa plena y desbordante, que contara una historia desde la fotografía, la textura del material impreso, la opacidad de las imágenes. Me resultaba imperativo construir una historia natural, en tonalidades de una frescura nostálgica.

Se planeó pues, un segundo shooting a cargo del lente experto de Mike Valenzuela.

En la segunda reunión, me entregaron las fotografías,  esta vez las imágenes eran perfectas y pude “desmenuzar” la historia que quería transmitir.

En el  hard cover del disco, aparecen tres integrantes de la banda, quienes forman un triángulo visual que enfoca la vista al centro y hacia arriba, detrás de los músicos está el mar, calmo y gris, la arena suave y sobre la arena una pequeña muralla de rocas, el cielo amplio, sin fin… sobre la cabeza del músico del centro un reloj, él sosteniendo el tiempo, el infinito, apunta al cielo, hermana así lo eterno de la naturaleza que nos cobija y nos recuerda lo limitado de nuestro paso por la tierra. Antes de que nuestra existiera estuviera y creara, estaba el mar, estaba el cielo, estaban las rocas, estaba el espacio, estaba la espuma, somos viajeros, nos cobija lo incontenible, nosotros… nosotros estamos y nos vamos, lo demás permanece interminable.


Confia es pues una creación dentro de esta eternidad. 

Al abrir la hard cover nos encontramos de lleno con el cd, donde se pueden observar diversos elementos: Un libro: el conocimiento adquirido a lo largo de la vida, un pasaporte: la libre elección que tenemos de movernos, de trascender, monedas de oro en una caja de madera: la metáfora de la riqueza interior y exterior contenida en un material hermoso pero frágil, que se doblega, que se astilla; un frasco de cristal con el elixir de la vida: un recipiente vacío… pues alguien tomó su contenido, vive su vida, hizo su elección; un busto de buda: la fe dorada y a veces quebradiza en la superficie. Al levantar el cd, observamos arena, la arena forma una caja o maleta, esa maleta contiene pues todos los elementos antes descritos, estamos escritos en arena, una vez más… somos finitos y endebles.

En la parte posterior de la hard cover observamos nuevamente el reloj de la portada, esta vez, solo sobre la arena, sigue apuntando al cielo, toca la tierra, es el lazo que intenta llevar un registro de aquello que no se agota, de lo eterno; nosotros… nosotros ya no estamos, pero antes de marcharnos hemos creado, hay un legado.  

En el softbook interior aparecen los miembros de la banda, cada uno de ellos en contacto con elementos distintivos y personales:

Mike: El reloj  y las rocas. El tiempo y su dureza.
Sonny: El sol. Su calidez y guía.
Hilario. Árboles y arena. El crecimiento y los orígenes.
Nitto. El mar y el cielo. Lo majestuoso visible del infinito.

Decidí utilizar dos diferentes fuentes tipográficas, la principal tiene un toque de madera, pues quise hacer referencia a los botes que flotan en la mar, la tipografía secundaria recuerda aquella de las máquinas de escribir, el toque nostálgico y entrañable.

Toda esta es la historia que quise contar con imágenes en este nuevo disco de Beretta, no hay palabras solo imágenes, las palabras están en sus canciones y en sus canciones está toda esta historia.

Para los amantes de la buena música, un disco que hay que tener.

Confía, que el tiempo te guía.

Macu. Kitschmacu.




domingo, 17 de julio de 2016

Tú, tú te despiertas temprano


Te soñé hace unas noches, mientras la ciudad dormía tu alma y la mía acordaron encontrarse discretas y libres lejos de la cotidianidad, de lo ordinario y  de sus ruidos. En el sueño te esperaba y una enorme habitación nos albergaba, gocé de tu entrada en el balcón noctambulo, que daba a otro cielo más estrellado que ese cielo real bajo el cual descansaban nuestros cuerpos, mientras languidecíamos en medio de almohadas distantes, allá... allá tú y yo vivíamos, nos contemplábamos al fin, con los ojos, con las manos, entre alientos.  Vi aparecer tu figura… gasas, cristales  y maderas, nuestras almas se reconocían, eras tú, en cadencia, sonrisa y alegría.  Desde el balcón vimos estrellas luminosas, las calles con música y un tiempo viejo al que volvíamos, ese tiempo que tu esencia ama y que en ensoñación mostrabas. Abandonamos el balcón, cruzamos la habitación mientras el piso crujía al sentir nuestros pasos presurosos, un candelabro en lo alto refractaba la luz de las velas, olor a cera, descendimos las escaleras, sobre nuestras cabezas pendía el señorial flamero que nos despedía, en la calle había fiesta, jazz, conversaciones y entre tus manos las mías, desde la calle vi nuestro balcón, de piedra, madera y herrería, andamos de pies descalzos en medio de la multitud, fiesta, libertad y cercanía. Amanecería pronto, el alba es el ocaso de los que se sueñan, volvimos a la habitación, nos despedimos con mil abrazos, sin palabras, con los sentidos llenos, los labios plenos y las almas ya en añoranza. El alba nos encontró de espíritus entrelazados, la madrugada nos devolvió hasta nuestras camas, nos disfrazó en el cuerpo, nos arropó con sábanas y entre almohadas nuestros cabellos revueltos, tú allá, yo acá, distantes en el mundo que ya despuntaba.

No quería dejar de soñar… pero tú, tú te despiertas temprano.


Macu. Kitschmacu. 

jueves, 7 de julio de 2016

Antes


-          Me gusta tu voz. –dije en uno de esos soberanos momentos de verdad-
-          Ya me lo habían dicho antes, sí, que tengo buena voz. –se limitó a contestar-
-          Me gustan también tus ojos. –continué navegando suave en ese soberano momento de verdad-
-          Sí fíjate… siempre me dicen. –exclamó triunfante con la voz de su pasado-
-          Me gusta el huesito de tu cadera. –dije yo, no sabiendo ya porque-
-          Ah sí… ya me habían dicho. –murmuró entre dientes-
-          … -ah-
-          ¿No puedes decirme algo que no me hayan dicho antes?. –inquirió-

        Y la verdad fue que, por más que quise no pude.

        Macu. Kitschmacu. 

viernes, 1 de julio de 2016

El sillón rojo


De frente a una pared gris y desde un sillón rojo me han preguntado por ti, verás… no supe que hacer o que pensar, solo como una marejada se me desbordaron los sentimientos, sí, ahí desde ese sillón gris que estaba sobre una alfombra de palmeritas blancas… de frente al sillón rojo, me quedé muda, inundada, con la propia confusión que produce la claridad inaudita. Una sonrisa límpida me contemplaba.

Sí ahí, bajo una lámpara blanca, de luz cálida y sobre la alfombra de palmeritas pensé en ti, en quienes alguna vez llegaron, en quienes se fueron, tomé conciencia de los años, de su paso y de su peso, de las huellas y las grietas, pensé en el tiempo, sentí miedo. 

Volví al sillón gris ubicado entre una pared blanca y otra de claro cristal, la paradoja de la realidad, yo convulsa de frente al sillón rojo, tú allá, en tu mundo y en el mío, sin saber que acá en este espacio tu nombre se movía fugaz entre muros, el suelo, el techo, entre luces y colores.


Macu. Kitschmacu.  

sábado, 25 de junio de 2016

Tembló



-          ¿Qué fue eso? 
-          No sé.
-          ¿Tembló?
-          Creo…
-          ¿Sentiste?
-          Un poco, ¿y tú?
-          Un mucho.
-          ¿Sí?
-          No sé, tal vez lo imaginé.
-          Tal vez.
-          ¿Entonces?... ¿Qué fue?
-          Nada… no fue nada. 


martes, 21 de junio de 2016

¿Cuánto?, ¿Tanto?, ¿Cuándo?


La situación aquí, al parecer… es que te pienso a todas horas, atisbé hace unos días que recurres incesantemente a mi cabeza. ¿Cuánto? -¡Uf!-, ¿Tanto? -Así es-,  ¿Cuándo? -Hasta en los sueños-, ven, ven acá para que leas esto, lee y lee cuantas veces quieras lo mucho que te pienso.

Macu. Kitschmacu

jueves, 16 de junio de 2016

Clara, clarísima


Macu: Oye Sofi, ¿Tú le bajarías el date a alguien?

Sofi: No, definitivamente no.

Macu: ¿Y eso?, ¿Por qué tan segura?

Sofi: Porque creo en el karma.

Y fue así como me di cuenta que a los quince años de edad, hay personas que tienen clara, clarísima su vida.


Macu. Kitschmacu. 

domingo, 12 de junio de 2016

Caminata Vespertina.


Desde hace algunos años y no por cuestiones de completo gusto, vanidad, estética o al menos un poco de salud, realizo caminatas vespertinas, el gigante legendario de pascal las exige siempre, a la misma hora, con la insistencia y perseverancia de quien está convencido de que por realeza, por derecho inalienable o simple y sencillamente porque quiere y puede, le corresponde gozar de esa hora por la tarde.

Tenemos al menos cuatro rutas por las cuales podemos ir,  y las cuales no seguimos con un orden establecido, sino más bien por el grado de alegría del buen can, que menea con cadencia y fino trote su andar por las banquetas. Se detiene justo al salir de casa, huele, husmea, camina, se detiene, regresa, huele, huele, huele, para después volver a caminar y tomar la ruta principal (sí, esa que es la primera opción de las cuatro que tenemos), se detiene, huele, ignora a quien lo llama o a quien de buena gana admira su tamaño, color o silueta, se vuelve a detener, caminamos y yo… pienso y repienso en el curso de obediencia canina del que se graduó este sabueso amante de los caminos vespertinos y las paradas continuas.  ¿Será que soy yo la que necesita repetir el curso para hacer más fluidos los andares?, me saca de estos pensamientos académicos al primer tirón de la correa, su fuerza, temperamento y vocación exploradora me recuerda que es su tarde y por tanto debemos seguir por el sendero que su olfato ha elegido, no más estudios o reglas, que él ya se graduó.

Doblamos a la izquierda, y nos encontramos con un buen tramo de árboles, algunas flores, caminos de pavimento, banqueta, autos, ruido de ciudad, cantos de pájaros que vuelven ya esa hora a sus nidos. Nos detenemos y mientras pascal olisquea un pedazo de tierra, recuerdo… hace algunos años… ¿Y si no te hubiera llamado?, ¿a ti también te dolió la distancia?, me gustaba verte, amaba tus visitas por la tarde, tu voz, las historias, esas que te contaba para que rieras, tu playera verde. Emprendemos el camino nuevamente, más árboles, mas ruidos de ciudad, la cadencia y el ritmo que ahora toma nuestra caminata, cruzamos una calle, en la reja de una casa abandonada y en una nueva pausa, vuelve a mí el recuerdo de la ansiedad de hace algunos años, esa que brotaba porque te vería pronto, porque todo se volvía extraño, las historias y tu voz eran distantes,  porque la risa se tornaba en furia y el presente se inundaba de pasado… andamos un poco más, andamos ahora sin detenernos, con un ritmo danzarín por el camino conocido y explorado, andamos porque es lo que salimos a hacer.

Hacemos un alto obligado para volver a casa, nos detenemos porque aún no es seguro cruzar:  gente, bicicletas, autos, motos, mi tenis, su correa, tu recuerdo.


Macu. Kitschmacu. 

lunes, 30 de mayo de 2016

De como aprender a andar en bicicleta


Eso de andar en bicicleta me resulta bastante terapéutico, no es que sea yo la más sagaz para esto de la pedaleada, (nada más alejado de la realidad).  Mi primera bicicleta fue una de color amarillo con toques rojos, flamantes llantitas laterales para conservar el equilibrio y sin la memoria no me falla, para frenar había que hacerlo a contrapedal, a los cinco años intentar andar en bicicleta era de las cosas más arriesgadas a las que había aspirado en la vida, no recuerdo cómo fue que dejé de usar las llantitas de soporte, pero ciertamente llegó el día en que pude pasear por la calle sin necesidad de usarlas más. Aunque fue, que esa independencia no me aseguró una mayor hermandad con el equilibrio, de hecho pasaba más tiempo  tirada en la calle levantándome por las vueltas mal calculadas, las piedras no esquivadas y los autos estacionados que justamente y como por cosa como de imán, gravitación o por alguna otra teoría física-cuántica que genera la inevitable atracción entre los aprendices de bicicleta y esas máquinas de metal, terminaba yo como fina estampa entre, sobre o contra la carrocería de esos armatostes.

La segunda bicicleta de mi vida, no fue totalmente mía (la compartía con mi hermano), era de un color naranja brillante, asiento negro, frenos que se podían accionar desde los puños y bueno, ostentaba también cierto aire de bicicleta de montaña juvenil con la que ya uno, en edad, podía convivir y participar en las carreritas vespertinas organizadas por mis entonces jóvenes vecinos (carreritas que obviamente nunca gané). En esta época de mocedades, los armatostes estacionados, las piedras, vueltas mal calculadas y por supuesto el siempre fiel pavimento seguían abrazándome y estando ahí listos para acogerme. En verdad las vueltas no eran lo mío. Esa bicicleta naranja, terminó en la casa, taller u oficio de algún desconocido, que decidió así, sin más miramiento entrar a la cochera de nuestra entonces casa familiar y hacerse de ella con fino sigilo.

Pasaron cerca de 15 años cuando decidí que sería buena idea volver a las rodadas, mi equilibrio seguía intacto, las vueltas mágicamente me salían mejor y obviamente en este tiempo transcurrido, las fuerzas gravitatorias, el eje de la tierra, las mareas y todas esas cosas se alinearon a mi favor y alejaron a los vehículos estacionados del perímetro de mi andar. No conforme y bueno, creo que para resarcir la ausencia de velocípedos en mi existir por tantos años, me hice de dos de estos artefactos, ninguno de los dos pertenece a algún linaje real de bicicletas, ni ostentan modernidad, ligereza o ergonomía, una de ellas rechina al frenar, mientras que la otra al pasar por empedrados suena, resuena y hace gala de sinfonías singulares al vibrar su hojalatería por causa de los sinuosos tramos embaldosados. Esta bicicleta sonora de diseño de los ochentas vino a resarcir el anhelo infantil de tener una bici Vagabundo, como la que tenía Rodrigo mi vecino cuando éramos chicos, 30 años después yo también tuve la mía (¡sí!, ¡sí!, ¡sí! y mil veces sí), y bueno… eso de andar en bicicleta aún me resulta bastante terapéutico, libertad, aire fresco, esfuerzo y por supuesto el siempre cálido abrazo del fiel pavimento, que después de tantos años conserva su amor incondicional, y me recibe hoy como entonces con entusiasmo y regocijo.


Macu. Kitschmacu. 

jueves, 26 de mayo de 2016

Así... de repente



Ella decidió, así… de repente (como sucede casi todo en esta vida) que era tiempo de hacer un viaje rápido y corto, preparó su maleta, un equipaje ligero, solo una mochila al hombro, sus tenis casi nuevos y un boleto de bus. A ella, la distancia le parecía reconfortante, era por mucho la visión más perfecta de la vida que anhelaba. Un paisaje nuevo, los kilómetros acumulándose, los extraños rostros a su alrededor, tan mudos y lejanos… con sus propias madejas de vida. Mientras el bus avanzaba ella se encontraba,  su peso no tan pesado como creía, reposaba contra el asiento, sus ojos sin el velo cotidiano veían por el puro placer de contemplar la fracción de tiempo y mundo que había elegido solo para ella, sus labios por fin sin palabras, sus oídos plenos de silencio, ella y su cabello libre y fresco tomaban un momento.  Así de repente… un encuentro rápido y corto.  

Macu. Kitschmacu